Buscador
Buscador

El espacio del mes

Un salón clásico y cálido

Tan acogedor como elegante. Conseguir un equilibrio entre ambos conceptos se ha logrado gracias al uso de una herramienta con “súper poderes”: el color. Te enseñamos cómo.

08/02/2017 Realización: Reyes Pérez. Fotos: Carlos Hidalgo. Texto: Miriam Alcaire.

La belleza atemporal, vestida de calidez, envuelve este salón tan actual. Todo gira en torno a la chimenea, eje de una zona de estar pensada para la comodidad y descanso. Así fue la reforma que se llevó a cabo:        

1. Pintura gris asfalto. Este color de la marca Bruguer es la seña de identidad de la habitación y crea una atmósfera de refinamiento. Con ella se pintó la chimenea, además de una moldura ornamental colocada a media altura, el rodapié y la parte superior de la pared.  

2. Friso en blanco. Para la zona inferior se optó por el blanco huevo. Así se ha evitado un conjunto ´super cargante, ya que el zócalo aporta la ligereza necesaria y una mayor luminosidad, además de atenuar el “peso” visual del gris. El juego de color se prolonga en el suelo, adquirido en Leroy Merlin, una tarima de madera laminada clara.

3. Amarillo en la carpintería. El tercer elemento del trío cromático protagonista es el mostaza, con el que se renovó la puerta de paso. Este color cálido dulcifica la sobriedad del espectro frío, aporta un toque de lujo y combina a las mil maravillas con los muebles de madera, metal y fibras.

Publicidad

Ver más articulos