El espacio del mes

Un luminoso salón decorado con espíritu nórdico

Atrapar la luz, no interrumpir su paso con muebles pesados, reforzarla con colores claros y arroparla con textiles. Así se calienta un salón de estética escandinava.  

10/04/2017 Realización: Reyes Pérez. Fotos: Míriam Yeleq. Texto: Míriam Alcaire.

Este salón está decorado para disfrutarlo junto al fuego. Con un estilo muy moderno, predomina su factura escandinava,de austeridad cromática y estética, basada en una gama de coloresque potencian la claridad. El ambiente, además, está lleno de guiños retro y camperos, por lo que el espacio es cálido y amable. Éstos han sido algunos aciertos:     

          
COMBINAR PAPEL Y PINTURA

La chimenea es el centro del salón, y para reforzar la atención sobre este elemento se han revestido con papel pintado las dos paredes de los lados; así queda enmarcada. El resto se ha pintado de blanco.

PIEZAS DIY

Algunos muebles se han hecho a mano, como las mesitas de centro y la auxiliar. La primera se construyó con una tabla, esmaltada en blanco,  a la que se añadieron unas patas atornilladas. La segunda tiene original estructura de madera. Estas piezas enriquecen una decoración sostenible, filosofía que impera en esta casa tan personal, bonita y luminosa.

LAS CLAVES DEL ÉXITO

1. Colores “polares”. Blanco y azul hielo recuerdan los tonos puros de los glaciares. Se caldean con otros opuestos que evocan el sol -amarillo y dorado- y la naturaleza: verde y madera.  

2. Muebles básicos. Pequeños, funcionales, ligeros, transportables y económicos. La idea era amueblar con bajo coste y sin obstaculizar la luz.

3. Plantas de hoja. Variedades colgantes y de denso follaje llenan la atmósfera de buena energía y de frescura, la oxigenan.


Comentarios

Publicidad