Buscador
Buscador

¡Vaya cambio!

ANTES Y DESPUÉS: El poder de la pintura

El recurso decorativo más efectivo es, sin duda, el color. Con esta herramienta barata y fácil de usar se ha llenado de luz un salón tristón en el que quería integrarse un estar y un comedor.

12/04/2018 Realización: Mita Decoración. FOTOS: Ana Osés. texto: Míriam Alcaire.

La planta rectangular de este espacio ha facilitado incluir dos zonas bien diferenciadas. El aspecto, y sobre todo la energía de la estancia, se ha transformado por completo. Ha bastado utilizar una paleta de color clara y aplicar unas claves básicas que la llenan de “buen rollo”. El trabajo de decoración y estilismo lo ha realizado Mita Decoración.

Sofá con chaise longue bajo la ventana

El sofá aprovecha al milímetro la esquina más luminosa; es muy amplio, pero ocupa lo justo. Además, la disposición de la chaise longue resulta perfecta para crear una área de tertulia, con los asientos alrededor de una mesita de centro. Dicha solución ocupa menos que si se hubiera optado por sofá y butaca independientes y, además, tiene más cabida. Por otro lado, la ventana queda en paralelo al estar y la luz no produce molestos reflejos en la pantalla del televisor.

Comedor muy completo

Con una mesa grande para seis comensales, se ha instalado en el extremo opuesto de la zona de estar, aprovechando la pared junto a la puerta. El modelo es rectangular, ideal si el salón también lo es, ya que rentabiliza mucho mejor el espacio. Si la planta fuera cuadrada, sería más indicada una mesa también cuadrada o redonda. El color blanco aligera un mueble de estas dimensiones, y las sillas -muy recogidas y sin brazos la mayoría- dejan aire alrededor y entre ellas. Una buena elección.

Ver más articulos