Terrazas y porches

Da vida al exterior

Con la llegada del buen tiempo es hora de poner a punto tu terraza, porche o jardín. Te damos las claves para acondicionarlos y conseguir unos espacios frescos, cómodos... ¡y súper bonitos!

23/04/2016 Texto: Mónica Rodríguez Machuca. Foto: Hearst Documentación

1) Ten en cuenta los metros...
Y hazte con muebles que tengan un tamaño proporcionado. En los pequeños espacios, opta por muebles plegables, abatibles o apilables que podrás recoger cuando no se utilicen. Para crear zonas flexibles, apuesta por piezas extensibles o asientos modulares.
2) Tu jardín secreto
Vallas, celosías, cañizos, borduras, setos naturales o artificiales... Tienes un sinfín de opciones para tener mayor intimidad, seguridad y delimitar zonas. Además, estas barreras proyectan sombra e incrementan la protección frente a las inclemencias del tiempo.
3) Materiales: con más o menos mantenimiento
Si buscas muebles con pocos cuidados y duraderos, los de aluminio, acero inoxidable, fibras artificiales o resina son buena elección. Los de ratán natural, aunque necesitan más mantenimiento, son cómodos y cálidos. En cuanto a las maderas tropicales, la de teca es de las más resistentes al sol y a la lluvia.
4) Si quieres cambiar el suelo. 
Piensa que entre los de madera, el pino es el más económico; los exóticos más duraderos y los de composite (madera sintética) tienen la ventaja de que no se agrietan. Por su baja porosidad, si te decantas por baldosas cerámicas, lo mejor es el gres porcelánico. Y si prefieres los clásicos suelos de piedra natural, lo más recomendable son las resistentes pizarras o cuarcitas. 
5) Césped: ¿natural o artificial?
El tacto, el color y el aroma de la hierba natural es inigualable. Sin embargo, el césped artificial de buena calidad es una excelente alternativa. ¿Sus grandes ventajas? Es barato, mucho más resistente, de fácil instalación y mínimo mantenimiento, ya que no requiere tratamiento, ¡ni necesita que se riegue!
6) Disfrutaal sol ¡y a la sombra!
Un práctico parasol, una pérgola o un toldo son elementos indispensables para protegerte del calor. En terrazas o porches, los más adecuados son los de brazos articulados y con cofre, ya que es el tipo que más autoprotección ofrece al impedir que la humedad y el polvo deteriore el mecanismo.
7) Ahorra o ilumina gratis
La tecnología LED es una solución de iluminación duradera, decorativa y de bajo consumo, que te permite reducir un tercio el gasto de la factura eléctrica. Si también quieres evitar cableados e iluminar de forma ecológica, instala lámparas solares: funcionan mediante células fotovoltaicas, no consumen energía, no requieren instalación, se recargan por el día y pueden alumbrar de unas 6 a 8 horas.
8) Los bichos ¡fuera!
Lo primero que debes hacer para ahuyentarlos es evitar la sobreiluminación. Además, sin tener que recurrir a productos químicos, también puedes instalar aparatos de ultrasonido, electrónicos o bombillas con pigmentos luminosos amarillos para filtrar los rayos UV. Si quieres un repelente más natural y decorativo, planta menta o citronela.
9) La cosecha de tu huerto
Para comer tus propias frutas y verduras, no necesitas tener un gran espacio en tu porche o terraza. Busca un rincón soleado, una toma de agua que te pille más o menos cerca, elige un soporte (jardineras, sacos de rafia, cajón o mesa de cultivo), las herramientas adecuadas y prepárate el terreno para iniciarte en el cultivo. ¡Así de fácil!
10) ¿Y el acristalamiento?
En cerramientos de exterior, si quieres conseguir una estética natural, interiores más luminosos y reducir la factura energética, opta por un modelo de cristales neutros con aislamiento térmico reforzado, como los de la gama SGG CLIMALIT PLUS. Para mayor protección, combínalo con un vidrio de seguridad templado SGG STADIP ó SGG SECURIT. www.saint-gobain.es


Comentarios

Publicidad