Buscador
Buscador

Al detalle

Una cocina con look cebra: ¡qué chic!

El gran acierto de esta cocina es la mezcla de materiales y su revestimiento a rayas, que prolonga el techo en altura y proporciona un efecto óptico llamativo y dinámico. 

21/11/2015 Texto: Míriam Alcaire. Fotos: Hearst Documentación

Ultra moderna pero nada aséptica: esta cocina de vanguardia resulta muy práctica para el día a día. Así se consiguió:
● Los revestimientos. Es, sin duda, el elemento diferenciador. Una arriesgada elección, especialmente en el techo que, sin embargo, imprime carácter y estilo  a cocinas grandes: nunca se debe utilizar en espacios reducidos, que quedarían demasiado encajonados.
● Mobiliario sencillo. La vistosidad de las paredes requiere pocos muebles, de colores claros y diseño simple, sin molduras o similar.
● Una distribución en península. El triángulo entre las zonas de limpieza, placa de cocción y área de trabajo resulta cómodo y sobre todo funcional.

LAS CLAVES DEL ÉXITO
1. Verticales y horizontales.Las rayas “elevan” el techo, y en horizontal, lo ensanchan y delimitan.
2. Dúo de color.El blanco y negro se ha enriquecido con superficies de acero, una elección que proyecta limpieza y pulcritud. 
3. Mampara-tabique. Separa ambientes sin cerrarlos: más que restar espacio, esta solución estética lo amplía.

¡TOMA NOTA!
Para restar frialdad a los materiales -mármol, espejo y metal- se ha incorporado al conjunto la nota cálida de la madera.

Publicidad

Ver más articulos