Buscador
Buscador

Elegir colchón: claves para acertar

Contar con un equipo cómodo para dormir es invertir en salud y bienestar. Te damos todas las claves para que elegir el colchón con su somier y su almohada más apropiados... ¡no te quite el sueño!

18/12/2013 Texto: Mónica Rodríguez Machuca. Foto: Ikea.

El colchón, ni duro, ni blando: fuera mitos
Lo más importante es que sea mullido, para que se acople perfectamente a la curvatura de la columna, y con una firmeza media de unos 5,6 de acuerdo a la escala europea, para que el colchón se adapte sin problemas a la presión y el peso de cada una de las partes del cuerpo.
¿Y las medidas del colchón?
Respecto a la altura se recomienda que el colchón sea 10 cm más largo de lo que mide la persona que lo vaya a utilizar. En cuanto al ancho, lo normal para colchones individuales es unos 90 cm y 150 cm para camas de matrimonio.
Colchón de muelles, la opción más tradicional
Pero no por ello la menos efectiva, ya que estos modelos ofrecen una sujeción adecuada y una excelente transpiración. ¿Su problema? Los muelles tienden a hundirse con el paso del tiempo.
Látex: máxima elasticidad
Se adaptan perfectamente a la forma y peso del cuerpo y, al evitar el riesgo de ácaros, se convierten en la opción más recomendable para las personas con asma o alergias respiratorias. Su inconveniente es que apenas transpiran.  
Viscoelástica: el invento de la NASA
Reaccionan a la temperatura corporal, sin ejercer demasiada presión. Son ideales para gente con problemas musculares pero, si eres caluroso, ¡olvídate de ellos!
Ten en cuenta ¡el somier!
Para que nuestro colchón resulte cómodo,  hay que complementarlo con un buen somier. Los somieres de láminas favorecen la transpiración, por lo que son ideales para los modelos de látex.  En el caso de los de muelles o viscoelásticos, elige una base más rígida.
El descanso más “eco”
Existen otros con materiales libres de metales, como los de algas o fibra de coco. ¡Fíjate que su garantía tenga el certificado Oeko-Tex Standard 100!
Si es para la cama de los niños...
Debe ser firme, mullido y recto, para que el material no ejerza mucha presión y se adapte a su columna que todavía sigue formándose. ¿Su grosor? De 8 a 15 cm. Y el material más adecuado: los de viscoelástica.
Limpieza y conservación
Además de ventilar el colchón a diario, cada tres meses es recomendable  darle la vuelta y girarlo, tanto de izquierda a derecha como de cabeza a los pies.
Una década, más que suficiente
Por último, recuerda que un colchón no dura toda la vida. Lo normal es renovarlo a los10 años. Transcurrido este tiempo, el equipo de descanso puede perder calidad hasta incluso llegar a ser perjudicial para la salud.
Almohada: tu mejor aliada
Es un básico indispensable ya que permite que la zona cervical se mantenga alineada con el resto de la columna. Su correcta elección puede evitar dolores de espalda y aliviar carencias de sueño.
- Una para cada postura. Si duermes boca arriba, debe tener una firmeza y grosor intermedio. Si lo haces de lado, necesitarás un modelo más alto y firme. Y para dormir boca abajo, lo mejor es una blanda y fina.
- Rellenos y vida útil. De plumas, poliéster, látex, viscoelástica e incluso de gel. Lo principal es que mantenga el cuello en una posición natural y cambiarla cada
dos o tres años.

Publicidad

Ver más articulos