Buscador
Buscador

Textiles

Tu casa bien vestida

Acertar con los tejidos, las texturas y los colores es clave para hacer que cualquier espacio resulte acogedor. Te contamos cómo elegir las telas más adecuadas y los trucos para mantenerlas ¡como nuevas!

23/11/2015 Texto: Mónica Rodríguez Machuca. Foto: Ikea.

TIPOS DE TELAS
Todos los textiles están formados por hilos naturales (algodón, lino, seda, lana...) o sintéticos (como el poliéster o nailon) que se entrecruzan formando una red. Ésta es la responsable del dibujo que, junto al material, dan nombre a los diferentes tejidos y les hacen más o menos indicados para utilizar en tapicerías, alfombras...

¿SIRVEN TODAS PARA TAPIZAR?
Las telas más indicadas son las que se tejen con muchas pasadas de hilo, ya que ofrecen mayor resistencia al desgaste. La etiqueta lo indica en ciclos mantindale: desde 20.000, muy resistentes, y si tienen 80.000, súper resistentes.

TEJIDOS TODOTERRENO
Apuesta por tejidos gruesos (como jacquards o chenillas) ya que es donde menos se notan los roces y telas sintéticas. Si las prefieres naturales, elígelas de algodón, así podrás lavarlas a 50º C.

PARA GUSTOS, LOS COLORES
Lo ideal en un espacio es combinar tonos cálidos con fríos, pero si prefieres sólo fríos o sólo cálidos juega con las intensidades. Al mezclar estampados procura que estén bien engamados y, si no quieres saturar el ambiente, evita combinar más de tres.

¿MICROFIBRAS O SANFORIZADOS?
El primero es un tejido tratado para repeler las manchas. El sanforizado es un proceso que se utiliza, especialmente, en los algodones para que no encojan.

¿ALFOMBRAS NATURALES O DE FIBRAS SINTÉTICAS?
Las naturales son mucho más cálidas, estéticas y saludables. Las de lana, por ejemplo, resisten a la deformación y decoloración. Las sintéticas retienen menos el polvo y la suciedad, pero también se estropean mucho antes.

SEGÚN LAS ESTACIONES...
Para el invierno, los terciopelos, chenillas y panas son muy cálidos. En verano, las lonetas de algodón o linos al ser fresquitos resultan perfectos.

CORTINAS: CUESTIÓN DE LUZ Y ESPACIO
Las telas se fabrican en anchos mayores que las tapiceras para cubrir cualquier ventana. Si el espacio es oscuro y pequeño, lo mejor es elegir un tejido ligero, en tonos claros y de aspecto natural, como los linos.

¿Y LOS ESTORES?
Si el mecanismo es de varillas, conviene telas de trama cerrada que las oculte. En el paqueto, más ligeras para que no queden apelmazadas, y en los plegables, más fuertes.

EN CABECEROS Y PAREDES...
Los más adecuados son los tejidos de trama y que no lleven viscosa (ya que éste es un material que con el frío se tensa y cede con el calor). Las rafias, telas de saco, o terciopelos están ¡súper de moda en decoración!

SIEMPRE IMPECABLES
- En la lavadora. Antes de meter cualquier tejido ¡mira siempre la etiqueta! Por regla general, los algodones y fibras sintéticas hay que lavarlos en agua fría, y las delicadas sedas y linos, recuerda que es mejor no centrifugarlos.
- Muebles tapizados. Evita pasar por ellos muy a menudo el aspirador y mantenlos lejos de una exposición directa al sol, ya que los colores pierden intensidad. Además, si son de piel, colócalos a un mínimo de 20 ó 30 centímetros del radiador.
- Antimanchas. Aunque casi todas las telas ya incorporan estos tratamientos de fábrica, no está demás utilizar algún producto adicional.

Publicidad

Ver más articulos