1

Cuidados

Son muy fáciles de cuidar y perfectas para tener a mano en la cocina, ya que aportan deliciosos sabores a todos los platos. Te contamos cómo conservar las plantas aromáticas con todo su aroma y sabor.

15/10/2015

Estas plantas han sido desde siempre muy apreciadas por sus propiedades aromáticas y digestivas. Existen muchísimas variedades, aunque las más comunes son la albahaca, salvia, perejil, tomillo, romero, hierbabuena, menta, melisa y orégano. Entre tanta planta diferente las hay anuales, como la albahaca; bianuales, como el perejil, y arbustos perennes como el romero o el tomillo. Pero todas tienen en común que les gusta el agua y el sol y que se adaptan sin dificultad al cultivo dentro de casa. Es una planta decorativa que también podemos conservar durante bastante tiempo como flor cortada.
¿Es fácil plantarlas en casa?
No es difícil, pero lo más recomendable es comprarlas ya crecidas. De esta manera podréis disponer de sus hojas inmediatamente.
¿Cuándo se deben recoger las hojas?
El mejor momento es antes de que empiece a florecer, ya que es cuando la planta tiene los aromas más intensos.
¿Cómo cortar las hojas para utilizarlas en guisos de cocina, pero sin tener que estropear la planta?
Lo mejor es cortar siempre por encima de una yema, para que la planta siga desarrollándose. También es mejor que cortes las hojas a media mañana, cuando ya no tienen la humedad de la noche y están bien secas.
¿Dónde colocarlas para que se conserven mejor?
A todas las especies le gustan los lugares soleados pero, si las tienes en la cocina, aléjalas de los puntos de calor, como lámparas, hornos… se marchitarían enseguida.