Buscador
Buscador

La casa pequeña

Un refugio para dos

Ubicada en un edificio histórico del s. XX, esta vivienda sufrió una profunda transformación cambiando angostos pasillos y estancias oscuras por espacios amplios, luminosos y conectados.

18/12/2016 Silvia Criado

La joven pareja propietaria de este apartamento, ubicado en un edificio histórico de principios del siglo XX en Astorga, León, deseaba reformarlo para adaptarlo a su estilo de vida. Para ello, se pusieron en manos de Andrea Muñoz Diseño que logró el máximo partido a sus 70 m2 aprox. Cambiando estrechos pasillos y habitaciones oscuras por espacios amplios y luminosos sin renunciar a la esencia original de la construcción. Para ello, se conservó toda la carpintería antigua, los techos altos con molduras y el suelo de madera. Además, se optó por una decoración moderna de estilo nórdico que aporta calidez a los ambientes.

El nuevo salón-comedor es el resultado de unir dos cuartos pequeños y un pasillo. Un fragmento de tabique, que se completa con un divisor de madera que funciona como perchero, separa visualmente esta estancia de la zona de acceso. Apasionados lectores, los dueños de la casa querían espacio para guardar su amplia colección de libros. Para almacenarlos, se realizó una gran estantería a medida con una escalera que facilita el acceso a la zona más alta. La cocina es un proyecto de Hipermueble Riego, distribuidor de la marca Santos. Eligieron el modelo Época blanco seda mate de Santos, un diseño de corte clásico perfectamente equipado para responder a las necesidades de esta pareja. La zona baja de la cocina, distribuida en forma de "U", incorpora las áreas detrabajo, fregado y cocción, para que todo se encuentre a mano a la hora de preparar los platos de diario. Esta distribución permite trabajar y desplazarse con comodidad y proporciona una península que puede usarse como área adicional de preparación o mesa para desayunos y comidas rápidas. Los muebles se completan con dos armarios-columna y tres módulos altos que solucionan el problema del almacenaje. Además, se integró un lavavajillas de 45 cm lo que demuestra que estética y funcionalidad no están para nada reñidos. El color blanco de los  muebles, a juego con techos y paredes, potencia la luminosidad de la estancia. La calidez la aporta el pavimento de suelos y paredes y la encimera Olmo claro laminado de Santos.

En el dormitorio principal, se recuperó una pared de ladrillo macizo que hace de cabecero. Éste, combinado con el papel pintado con forma de azulejos y la iluminación indirecta, aporta cierto carácter teatral a esta íntima estancia. Esta habitación conecta, a través de una puerta corredera, con el vestidor que tiene acceso directo al nuevo baño decorado acorde con el interiorismo del resto de la vivienda. Los dueños querían tener una estancia que funcionara como estudio y habitación de invitados. Para ello, se habilitó un cuarto pequeño anexo a la cocina con un cómodo escritorio y una cama de 90, abatible.

Publicidad

Ver más articulos