Buscador
Buscador

La casa pequeña

Piso en Zaragoza alegre y optimista

Alegre y optimista, así se podría definir el estilo de este piso situado en Zaragoza que, tras una acertada rehabilitación, "ha crecido" en metros cuadrados, luz natural y funcionalidad.

22/02/2017 Realización: Con Mucho Gusto. Fotos: Ferrer & Mayor. Texto: Miriam Alcaire. Plano: Hearst infografía

En este apartamento vive una mujer joven. Los colores que lo visten, el estilo ligero, la energía que proyecta ponen en la pista nada más atravesar el umbral. Todo es luz, envolvente calidez y detalles que en cada rincón delatan los gustos delicados de su propietaria, amante de la deco más romántica. Así quería su casa y con esas premisas confió una reforma parcial a la empresa Con Mucho Gusto.

Las obras consistieron en renovar la cocina y el cuarto de baño y cambiar los suelos y las puertas de la vivienda. Además, en el dormitorio se integraron dos armarios-vestidores con capacidad, que proporcionan un desahogo importante. La aparejadora Laura Moliner se encargó de lacoordinación y ejecución del proyecto, y Jessica Zueras, que también está al frente de Con Mucho Gusto, llevó a cabo elinteriorismo y la decoración. La idea era conseguir espacios funcionales y despejados pero con la impronta de la dueña reflejada en distintos ambientes.

Se eligieron pavimentos cerámicos, para las zonas húmedas, y parqué de roble, para el resto de las estancias. Las puertas se cambiaron por modelos en blanco, que dan mayor luminosidad y aportan un toque moderno, y la cocina se equipó con un conjunto que rentabiliza los metros cuadrados al ciento por ciento. Al igual que el doble ropero del dormitorio, hecho a medida en DM y esmaltado. Es uno de los muebles estrella.

La inversión en el resto del mobiliario, sin embargo, no ha sido excesiva, ya que la mayoría de las piezas son de automontaje y low cost. No se ha querido abarrotar las superficies ni recargarlas con demasiados complementos y textiles, para dejarlas "respirar". El orden es una de las claves decorativas, a pesar de que el estilo mezcla hábilmente el aspecto práctico y estético.

El toque especial que tienen los ambientes se ha logrado con herramientas muy fáciles de manejar y súper efectivas. En primer lugar, el color. Los tonos pasteles que revisten las paredes del baño (azul), la cocina (rosa) y la habitación, (camel) proporcionan una suave luz a las estancias. Las llenan de un aire apacible y las agrandan visualmente.
A ello contribuye también la iluminación artificial. En cada espacio se juega con varias opciones: focos encastrados de techo y lámparas suspendidas o de sobremesa para crear atmósferas heterogéneas en una misma habitación.

Y por último, las flores. Su presencia es discreta pero valiosa desde el punto de vista ornamental: en forma de guirnaldas que cuelgan de los muebles, pequeños buqués o ramilletes sobre mesas, cuadros... aportan aroma y charme a una casa tan personal y femenina.

Publicidad

Ver más articulos