Buscador
Buscador

Casas pequeñas

Un piso de 56 m²

A menos metros, más ideas. Esta casa de 56 m2 saca partido del espacio disponible con prácticas ideas: puertas correderas, espejos, muebles ligeros y una decoración en tonos claros.

21/09/2017

Este pequeño apartamento, de sólo 56 m², es un ejemplo de cómo rentabilizar al máximo el poco espacio disponible con buenas ideas, sin renunciar al estilo y al buen gusto. Situado a las afueras de Madrid, y construida por DuProCom, la vivienda se distribuye en un salón-comedor, conectado por un lado al único dormitorio, y, por el otro, al cuarto de baño y a la cocina.

CON PRÁCTICAS PUERTAS CORREDERAS
Una excelente idea para rentabilizar el espacio fue instalar puertas correderas lacadas en luminoso blanco, a juego
con las paredes. Éstas conectan el dormitorio y la cocina con el estar-comedor. Así, si las puertas están abiertas, desde el salón se accede visualmente a casi toda la casa. Al abrirse, estas puertas no estorban ni ocupan sitio, simplemente se introducen en los respectivos huecos de los tabiques, liberando espacio. En el salón y el dormitorio, el suelo es de tarima flotante de jatoba. Para contrarrestar este tono oscuro, las paredes se pintaron de blanco roto y el mobiliario, las telas y las tapicerías se eligieron en tonos crudos y blancos grisáceos, que amplían visualmente el espacio y ganan luminosidad.

CON MOBILIARIO LIGERO Y EN TONOS CLAROS
Junto a un gran ventanal, la pequeña sala de estar-comedor se equipó con mobiliario, elegido en tonos claros, tostados y crudos, y de formas muy ligeras para no agobiar, como la mesa de centro de forja o la fina lámpara de pie. Se colocó sólo un asiento en la zona de salón, un sofá de dos plazas, con el fin de dejar espacio libre para facilitar el paso y crear una pequeña zona de comer. Frente al sofá y adosado a la pared está el pequeño comedor, equipado con una ligera mesita de forja blanca y dos sillas de madera con aspas. El dormitorio se decoró al detalle en beis y crema. Un cabecero, tapizado con la misma tela con la que se han hecho las pantallas de las lámparas, y mesillas de madera decapadas, completan el cuarto.En el baño, las paredes y el suelo se alicataron en gres porcelánico y, para no interrumpir espacios, se optó por una mampara de cristal. Bajo la encimera se puso un mueble bajito de madera con ruedas. En la cocina, muebles a medida en laminado claro, con encimera gris, aprovechan hasta el último rincón.

Ver más articulos