Buscador
Buscador

Claves de la reforma

Sin puertas ni tabiques que interrumpan su paso, la luz, realzada por el blanco y los muebles de diseño, es clave en este moderno apartamento.

10/05/2018

La ausencia de tabiques fue lo que cautivó a la pareja propietaria de este coqueto apartamento, situado en una urbanización a las afueras de Madrid. Su otra gran baza era su ubicación, en esquina, porque gracias a ella cuenta con muchísimas horas de luz. Para potenciarla, además, los propietarios decidieron sustituir los muros exteriores por grandes ventales y utilizar el blanco como color protagonista, tanto en la decoración como en la pintura de paredes y techos.

UN ÚNICO ESPACIO
Al estar concebido todo en una sola estancia, era primordial realizar una buena distribución... y se consiguió. Nada más acceder a la vivienda, lo primero que se encuentra es el comedor. Para no sobrecargarlo, se optó por una mesa con sobre de cristal, cuatro sillas y una gran lámpara de techo que ilumina la zona cuando se necesita. A continuación, con una alfombra en grises y rojos como único elemento para marcar los límites, está el salón. En él destacan los muebles blancos, de líneas rectas y con patas de acero cromado como denominador común. Pero la auténtica protagonista es una mesa de gran tamaño, realizada a medida. El mueble de TV, compuesto por módulos, se situó junto al ventanal, pero en lugar de elegir uno alto, se optó por uno bajo con el fin de mantener la armonía y, sobre todo, permitir la máxima entrada de luz posible.

COCINA EN LÍNEA
En el mismo espacio del salón, en un lateral y perfectamente integrada con el resto de la decoración, está la cocina. Distribuida en un solo bloque lineal, el mobiliario se escogió en tonos blancos y se combinó con una encimera de Silestone negro. Este material, en color gris, también se utilizó para cubrir la parte inferior de la pared y el resto se pintó con pintura de pizarra negra. Además, para sacar más partido al espacio, se colocaron varias baldas y un armario con vitrina en la zona superior.

DORMITORIO DESPEJADO
La zona de dormir se situó tras el salón-comedor y se separó de éste mediante un biombo, que hace las veces de cabecero. Para no saturar el ambiente, se dispusieron dos módulos bajos (del mismo modelo que los del salón) y una cómoda roja, la única concesión al color en un espacio marcado por el blanco. Para darle amplitud visual, se aprovechó la columna existente para apoyar un espejo grande, que puede cambiarse de lugar en función de las necesidades. El armario se situó en un hueco, justo al lado del cuarto de baño, la única estancia totalmente independiente de la casa, delimitada por unos tabiques y una puerta, está decorada con gresite en gris y blanco. Como el espacio era reducido, se decidió dejar la zona del lavabo libre y sólo se colocó una balda de cristal, que aligera visualmente el espacio, para tener a mano los objetos de uso cotidiano.

Etiquetas: mueble tv, tabiques y encimera.
Ver más articulos