Casas actuales

Una casa decorada con estética colorista y vital

Este piso demuestra que es posible renovar una casa sin tirar un tabique. Nuevos revestimientos y una alegre decoración fueron las claves del éxito.

03/04/2017 Realización: Cristina Rodríguez Goitia. Fotos: Pablo Sarabia. Texto: Silvia Criado. Plano: Hearst Infografía

La propietaria de este piso madrileño quería que su casa se adaptara a las necesidades de su familia. Necesitaba actualizar su vivienda pero no quería grandes obras. Para conseguirlo, se puso en manos de la interiorista Ángela Sanz, de MA+uno, arquitectura de interiores, que hizo el proyecto, y Pie Derecho, la constructora que se encargó de toda
la ejecución de la obra.

CAMBIOS PRINCIPALES
 Además de pintar toda la casa y renovar revestimientos y decoración, se cambiaron los herrajes de las puertas de paso y de los armarios. El recibidor se revistió con espejos biselados, para ganar amplitud y multiplicar la luz que llega del salón.
Para compartir. En la estancia principal conviven zona de estar y de comer, ambos ubicados frente a unos grandes ventanales. El sofá con chaise longue, situado de espaldas al comedor, es el elemento divisorio de los ambientes. Tanto para éste como para la librería de obra, que son los muebles de mayor volumen del salón, se eligió el color blanco, para aligerar su peso visual y propagar la luz natural. Las piezas de colores variados aportan relieve y alegría al conjunto.

En la cocina se cambiaron los revestimientos con porcelánicos de gran formato que se instalaron sobre los antiguos materiales. Gracias a este cambio, aunque los muebles y electrodomésticos siguen siendo los mismos, se logró una estética muy actual.

OFFICE CON ESTILO
La planta de la cocina tiene forma de "L" y en el lado corto se instaló una zona de office, ideal para compartir comidas y cenas rápidas. Para darle un aire femenino y chic, se utilizó un papel pintado con platos vintage, sillas de diseñoy una lámpara de lágrimas.

Los dormitorios también se renovaron con una decoración elegante y personal. En el principal, la cama gana interés visual gracias al gran cabecero, tapizado en capitoné que llega hasta el techo. En la habitación infantil triunfa el contraste de colores rosa y turquesa. Su intensidad se matiza gracias al blanco de los muebles principales y a un papel pintado con casitas de pájaros en tonos claros que suaviza el ambiente. El baño principal sí fue reformado por completo y se instaló una ideal maxi ducha con gresite azul y plato negro.


Comentarios

Publicidad