Buscador
Buscador

Casa reformada

Unifamiliar con jardín

Diseños clásicos y piezas contemporáneas marcan la decoración de esta vivienda madrileña, en la que se buscó crear ambientes sosegados, cálidos y acogedores.

05/06/2017 Realización: Pilar Perea. Fotos: Patricia Gallego. Texto: Marta Sanz. Plano: Hearst.

Ubicada en una urbanización de la zona norte de Madrid, esta bonita vivienda unifamiliar destaca por sus espacios amplios, cómodos y desahogados, pensados para un matrimonio y sus hijas. Pero no sólo por eso. Además, está rodeada de una zona ajardinada que, gracias a un cerramiento de cristal, se integra perfectamente en el interior.

La casa se distribuye en tres alturas. En la planta baja se puso la cocina, un aseo y el salón, desde el que se accede al porche. El estar, con dos sofás gemelos dispuestos en ángulo, se situó en la zona más luminosa; un par de banquetas separan visualmente este ambiente del comedor, instalado junto a la librería de obra que recorre una de las paredes.

En la cocina, se apostó por una estética actual, con muebles y encimera en color blanco y electrodomésticos de acero. Sus amplias dimensiones permitieron ubicar una zona de comedor, con una mesa redonda acompañada de varias sillas.

ESTILOS CONTRASTADOS

Toda la decoración se cuidó al detalle para lograr ambientes cálidos, en los que se respira un aire tradicional muy acogedor. El ejemplo más representativo es el salón, donde se alternaron piezas de línea clásica, como la mesita auxiliar de madera, y la mesa y las sillas del comedor, con otras de estilo contemporáneo, como la mesa de centro del estar, que combina estructura de hierro con un sobre de cristal, la lámpara de techo, un LED de diseño alargado, y el cuadro de la pared del comedor. La acertada disposición del mobiliario también fue clave a la hora de crear estancias cómodas y bien aprovechadas.

En cuanto a la gama cromática, sobre un fondo de paredes blancas y suelo de madera, se introdujeron pinceladas de contraste en colores más intensos. Los vemos en piezas del mobiliario, como los sofás, las banquetas del salón y las sillas de comedor, pero también en cojines, jarrones y demás complementos. No hay duda de que tanto los textiles como pequeños detalles bien escogidos ayudaron en gran medida a actualizar la decoración clásica.

ZONAS PRIVADAS
La otra planta de la vivienda se destinó para los dormitorios y sus correspondientes cuartos de baño. La habitación de las niñas es un gran espacio diáfano, dividido en diferentes ambientes. Además de zona de descanso, cuenta con un rincón de trabajo y otro de lectura y relax. Se decoró en tonos blancos y grises claros, con muebles de madera lacada y piezas de acero y cristal. Una propuesta moderna y juvenil, ideal para las niñas.

En el dormitorio principal, se recreó un estilo clásico pero renovado con muebles de formas redondeadas en madera lacada, un cabecero tapizado y dos espejos con marcos de bambú que convierten la pared de la cama en punto focal de la decoración. A la hora de vestir el ambiete se jugó con tonos neutros y otros más cálidos: blancos, grises y tostados aportan una dosis de luminosidad y relax, mientras que pinceladas de color rojo, en cojines de estampados diferentes, crean un contraste muy decorativo y actual.

¿Quieres ver tu casa en nuestra web? Envíanos fotos a: comunidad@casadiez.es

Publicidad

Ver más articulos