Buscador
Buscador

Claves de la reforma

Decorada con un gusto delicado y refinado, en esta casa se respira un ambiente sereno donde el blanco, los tejidos y los muebles, de corte clásico, son los verdaderos protagonistas.

20/10/2017 Realización: Paloma Pacheco Turnes. Fotos: Luis Visconti. Texto: Olga Sáez Maté. Plano: Infografía HF.

Bonita, luminosa, acogedora y con unas vistas de la ciudad realmente estupendas, así es esta casa y éstos fueron los principales motivos por los que su nueva propietaria decidió adquirirla. Eso sí, al estar ubicada en un edificio antiguo, con más de 30 años de antigüedad, fue sometida a una reforma integral, ya que estaba bastante deteriorada en general y los materiales y acabados anticuados y pasados de moda.

Lo primero que se hizo fue aislar las paredes, cambiar toda la instalación eléctrica y las tuberías para, después, instalar el suelo, de parqué en toda la casa salvo en la cocina y el baño, éstos últimos con un solado cerámico en un gris perla. A continuación, se renovó toda la carpintería y se sustituyó por una preciosa de madera lacada en blanco, a juego con los rodapiés, y se pintaron todas las paredes en liso y en tonos claros. En cuanto a la distribución se mantuvo la que ya existía: un largo pasillo da acceso al salón-comedor y al dormitorio, a un lado, y, en el otro, la cocina con un pequeño office al fondo y un cuarto de baño completo con bañera.

EL ESTAR Y EL COMEDOR BIEN DIFERENCIADOS

La propietaria deseaba una decoración atemporal, que resultase práctica, cómoda y con cierto estilo clásico. Por este motivo, en la zona de estar, y con el fin de potenciar al máximo la luz natural, se hizo una gran librería de madera lacada blanca, a medida y a lo largo de toda la pared, con puertas en su parte inferior para almacenar, y numerosas baldas arriba para colocar los libros, ya que es una amante de la lectura. Frente a ésta, la zona de asientos, con dos amplios sofás blancos en “L”, dos mesas de centro iguales puestas en paralelo y, cerrando la zona, dos bonitas butacas tapizadas a juego; todo de Juan Leal. En el otro extremo del salón se encuentra el comedor. Siguiendo la misma línea, está amueblado con una mesa extensible y sus respectivas silllas, flanqueado por dos alacenas idénticas simétricas donde poder guardar la vajilla, mantelerías y cubertería. Para unificar el estar y el comedor se colocaron las mismas alfombras, de Aubusson y Zigler.

COCINA MUY LUMINOSA

En la cocina, aprovechar al máximo el espacio era prioritario y, como su planta es alargada, se equipó con un mobiliario blanco a medida y colocado en paralelo, dejando en centro libre para facilitar bien la movilidad y acceso al pequeño comedor de diario ubicado al fondo, donde el gran ventanal, vestido con unos estores plegables de Gastón y Daniela. En cuanto a su distribución, en la parte izquierda se instaló la zona de trabajo y cocción, con los hornos y la vitrocerámica; y en el otra pared, la de aguas, con la lavadora y el lavavajillas panelados para quedar camuflados e integrados, y el frigorífico, de acero antihuellas.

DELICADO Y FEMENINO

Así es el dormitorio principal, con un gran vestidor y un baño, donde destacan estupendas ideas decorativas como los armarios, ambos con puertas de cristal para aligerar y cortinillas en su interior para ocultar el interior. Una cómoda de madera oscura contrasta con el resto y personaliza esta habitación.

Ver más articulos