La casa reformada

Una casa de ciudad y campo

Moderna y cálida, urbana y campestre. En una equilibrada mezcla radica el encanto de esta casa, que aprovecha las virtudes decorativas de los dos estilos para crear el suyo propio.

29/09/2016 Miriam Alcaire

La ilusión de la dueña de este piso era decorarlo de principio a fin y que el resultado fuera digno de una revista de interiorismo. Voilà!, deseo cumplido. La vivienda no puede ser más luminosa, además de bonita y confortable, ni estar equipada con mejor gusto.

Materiales cálidos. Una imagen contemporánea y funcional es la primera impresión que plasma, pero también destaca su gran calidez y un estilo urbano muy salpicado de detalles de estética "neorrústica". Este mix se ha conseguido en parte gracias al color, que viste las paredes y los muebles, y a la presencia de materiales naturales, especialmente la madera. Los suelos de tarima y las vigas que sustentan los techos son de este material, así como muchas piezas de mobiliario, que armonizan con elementos de diseño contemporáneo, como las sillas Panton o las lámpara del comedor.

La distribución de la vivienda es asimismo una de sus características destacadas. Los espacios están unidos peromantienen su independencia con correderas o altillos que separan las estancias de la casa en dos, o, incluso, tres niveles. Así sucede en el dormitorio principal, en el que se ha dispuesto la zona descanso elevada respecto al área destinada al vestidor y al cuarto de baño en suite que lo completan.

Blanco, gris... neutrales, universales y muy fáciles de armonizar; son los colores que visten la casa. La excesiva sensación de frialdad que pudiera produciruna paleta cromática tan escueta, queda mitigada por la agradable sensación de la madera. En distintas tonalidades -más claras y oscuras-, hace buena pareja con el blanco y el gris, elegidos como telón de fondo en todas las estancias.


Comentarios

Publicidad