Buscador
Buscador

Claves de la decoración

Una distribución adecuada, muebles bien escogidos y un estilo propio son los ingredientes que convirtieron esta vivienda en un espacio lleno de ambientes acogedores y serenos.

24/10/2017 Realización: Arantza Alcázar. Fotos: César A. Alcázar Romero.

Este chalet adosado se encuentra situado en una urbanización en Valdemoro, Madrid, y pertenece al Grupo Inmobiliario Cilasa. Para decorarlo, los propietarios contaron con la ayuda de Julia Sánchez, del Estudio de Decoración e Interiorismo JS. Para ello, los tejidos han jugado un papel fundamental, ya que se quería conseguir un espacio cálido y acogedor, y las telas obtienen ese efecto, sin necesidad de tener que usar muchos muebles. “Lo importante es saber utilizarlas y combinarlas bien entre sí”, nos cuenta Julia.

CLAVES DE LA CUIDADA DECORACIÓN
En el luminoso salón-comedor, el uso del tono beis como base decorativa, complementado con toques de turquesa y tostado –en cortinas, complementos y cojines–, proporciona una serena atmósfera. En la zona de estar, situada al lado de un ventanal, se han colocado dos sofás idénticos en “L”, con una mesa de centro cuadrada; y en el otro extremo, un acogedor rincón de lectura con una singular librería de forma circular y una cómoda chaise longue. El comedor, ubicado junto al otro ventanal para recibir abundante luz natural y delimitado por una alfombra ribeteada, se decoró creando contraste entre el blanco de las sillas de cuero y la lámpara de techo, y el tono marrón oscuro del aparador. Los toques de color los siguen poniendo los complementos, como las originales lámparas de sobremesa en azul turquesa con pantallas ribeteadas con plumas.

COCINA CON OFFICE
El tamaño y la irregular superficie de la cocina permitieron crear dos zonas bien diferenciadas: la de trabajo y un cómodo office. Para hacerlo más ligero visualmente, se amuebló combinando una mesa de cristal y acero y sillas a juego.Para la zona de la cocina propiamente dicha, se ha elegido un mobiliario blanco, a juego con el alicatado de las paredes, de azulejos blancos. En la parte inferior se pusieron módulos con estantes y cajones de diferentes anchos y, en la superior, para no agobiar el espacio, se colocaron sólo dos módulos altos con cristal traslúcido y aluminio. Para la encimera se ha escogido madera de cerezo, y los tiradores, rodapié, campana y hornos, en acero inoxidable.

ESPACIOS PERSONALES
La misma línea decorativa se ha seguido en el cuarto de baño, pues no dispone de muchos metros. Aquí también se han utilizado cristal y acero para aligerar el espacio. De ese material es la encimera con el lavabo encastrado y la mampara de la ducha de hidromasaje. Entre ambas, el inodoro, todo colocado en línea.Respecto al dormitorio principal, se decoró en una elegante combinación de blanco y negro, protagonizada por el estampado de toile de Jouy, que se repite en el papel de las paredes y en la tela con la que se confeccionaron las cortinas del ventanal. El cabecero tapizado en beis, la lámpara de araña del techo, las mesillas y lamparitas, propician el ambiente clásico y sofisticado de la habitación. En uno de los dormitorios de los niños se optó por colocar dos camas gemelas con sendos cabeceros en aspa de madera decapada en blanco y una mesilla a juego entre ambas. Aquí se puso la nota de color en las telas: fucsia en las colchas y alegres estampados florales en las cortinas y los cojines. En el segundo dormitorio juvenil se eligió una práctica cama-nido para aprovechar mejor el espacio. Además, las paredes se protegieron con un bonito zócalo empapelado con un modelo de rayas anchas, blancas y granates, a juego con la ropa de cama. El rincón de la ventana, vestida con un luminoso estor blanco, se optimizó poniendo una práctica estantería estrecha y alta, y una mesa escritorio justo debajo, para de este modo recibir suficiente luz natural.

Ver más articulos