Buscador
Buscador

Claves de la reforma

Reformada para hacerla más cómoda, acogedora y bonita, esta casa, situada en la costa, se ha decorado con muebles provenzales de madera decapada, vitrinas antiguas, telas y tapicerías crudas, además de detalles muy cuidados y de un gusto realmente exquisito.

15/12/2017 Realización: Dafne Vijande. Fotos: Santiago Moreno. Texto: Ana Rodríguez Frías. Plano: Infografía HF.

Situada en un pueblo costero del norte, esta antigua casa fue reformada por sus propietarios, una pareja joven, para convertirla en una acogedora segunda residencia. Para ello encargaron un proyecto integral al arquitecto Enrique González de la Hoz, del Estudio de Arquitectura y Decoración G de H.

RENOVACIÓN TOTAL
La reforma ha logrado su objetivo: una vivienda cómoda y bien distribuida que se reparte en dos plantas: la baja acoge un cómodo recibidor, un amplio salón con comedor, un aseo de cortesía, la cocina, el cuarto de plancha, un estudio y un dormitorio con baño integrado. En la planta superior, se han situado el dormitorio principal, con vestidor y un baño integrado; además de un dormitorio doble abuhardillado.
El antiguo suelo se sustituyó por una cálida tarima de roble americano, que se instaló en toda la casa, salvo en la cocina y el baño que se revistieron en un gres rústico a tono con el estilo rústico de la casa. También se renovó toda la carpintería de puertas y ventanas de la casa que se pintaron en un bonito color verde aguamarina para dar calidez.

DETALLES CON ENCANTO
En el salón-comedor se optó por los tonos claros y lisos para las tapicerías de los dos sofás, que se complementan con cojines de telas en gris y verde. Un composición de tres cuadros, de El Arcón de Margari, en la pared del sofá, da personalidad al estar. Para ambos espacios se eligió mobiliario en madera decapada y pintada: las mesas de centro y auxiliares, aparadores y vitrinas. Uno de los sofás delimita la zona de salón de la de comedor. Dos cálidas alfombras del mismo estilo se han puesto respectivamente en ambas zonas para dar uniformidad al conjunto. Una práctica puerta corredera separa el comedor de la cocina, equipada con mobiliario de madera lacado en blanco e instalado por Cocinas Pinto.

En la planta superior, el dormitorio principal cuenta con un cómodo vestidor y con la zona de lavabos integrada dentro de la misma habitación, gracias al bonito papel pintado y al mueble bajolavabo que luce el mismo color de puertas y ventanas.  La mesilla de estilo colonial, la lámpara de techo y el silloncito son de Becara. En el dormitorio doble se aprovecha muy bien la zona abuhardillada con un armario hecho a medida, que sigue la inclinación de la pared. 

Ver más articulos