Buscador
Buscador

Casas actuales

Una casa para disfrutar

Esta casa, situada en la isla de Mallorca, esta concebida para el disfrutar de la vida a paso lento. Un refugio entre el mar y el cielo, a dos pasos del paraíso.

27/05/2017 Realización: Olga Gil-Vernet. Fotos: M. Fuertes. Texto: M. Alcaire.

Desayunar en la cocina viendo el relajante mar sin barreras arquitectónicas que interrumpan el maravilloso horizonte. No hace falta salir al jardín para disfrutar del espectáculo, se abarca con la vista desde el interior de la casa. Situada en la isla de Mallorca, los propietarios de esta casa querían superficies diáfanas y fluidas y encargaron una importante reforma al arquitecto Antonio García-Ruiz Puigserver (que también diseñó algunos muebles). La obra fue dirigida y coordinada por LF19 Project Management.

SUPERFICIE LINEAL
El proyecto modificó toda la distribución original, para unir ambientes y ofrecer sensación de amplitud en las zonas comunes. Se tiraron los tabiques, desde la puerta de entrada hasta la terraza, creando un espacio común. En él se integran cocina, comedor y el área de estar "de invierno"; la "de verano" se encuentra inmediatamente a continuación, separada por una cristalera que da paso al precioso jardín. La simbiosis dentro-fuera es perfecta en todos los sentidos. No solo por las vistas, también el olfato se beneficia de esta secuencia abierta de ambientes, pues los olores de la vegetación se funden con los del mar en una maravillosa mezcla que se cuela por los rincones.

EN DOS ALTURAS
Sin embargo, con una planta tan alargada, era importante evitar elefecto túnel. Las líneas verticales se equilibraron con la colocación en horizontal de los muebles y la creación de un doble nivel: están en un altillo a mayor altura el comedor y la cocina, ubicada al fondo y junto a la puerta de entrada. Una solución inteligente para que la estancia más alejada y sin ventanas al exterior reciba iluminación natural directa.

OBJETIVO: CLARIDAD
La luz balear se desparrama por los cuatro costados de la vivienda y se amplifica con revestimientos blancos, pavimentos blancos de caliza, idénticos en todas las estancias, y muebles en tonos claros y neutros. El color se reserva a los complementos, la ropa de cama en el área privada de los dormitorios -la única zona independizada con puertas- y
a los plaids y cojines que visten los sofás del salón y del jardín, y reproducen el esquema cromático del paisaje circundante (verde, azul, amarillo...). 

MUEBLES PARA EL RELAX  
En la elección del mobiliario se ha priorizado, sobre todo, aspecto funcional y comodidad.El equipamiento de cocina, con armarios lisos y en acabado de alto brillo, es idóneo para reflejar la claridad, así como para un mantenimiento sencillo.

JARDÍN REFRESCANTE
También resulta muy práctico el conjunto de asientos en el salón, cumple con creces la función de descanso: los sofás son amplios y mullidos, y los de exterior, de materiales ligeros, resistentes y en tonos blancos, para no retener calor. Algo fundamental en un lugar geográfico con altas temperaturas durante el verano.Para proteger y refrescar la casa, el jardín es pieza clave. Diseñado en "L", supone una eficaz barrera térmica. El césped tapiza el suelo y hay plantas trepadoras con flores y hojas cubriendo los muros.Un seto a media altura hace de frontera y da privacidad en este paraíso mediterráneo plenamente conectado con la naturaleza.  

Publicidad

Ver más articulos