Casa reformada

Una coqueta casa decorada con acierto

Reformada para lograr una distribución abierta, esta vivienda madrileña se actualizó con una mezcla de telas y papeles de estampados diferentes.

10/07/2017 Realización: M. Saéz. Fotos: M. Yeleq. Texto: M. Sanz. Plano: infografía.

Cuando la arquitecta e interiorista Clara de Castro recibió el encargo de este proyecto, la premisa estaba clara: conseguir una casa acogedora. Sus propietarios querían espacios cómodos y confortables, en los que estar a gusto con los suyos. La vivienda se encontraba en un estado relativamente bueno, pero fueron necesarios algunos "retoques", para adaptarla a las necesidades de una familia numerosa.

ESPACIOS ABIERTOS
Uno de los objetivos de la reforma fue conseguir ambientes comunicados entre sí. Inicialmente muy compartimentada, la distribución fue modificada para dar sensación de mayor amplitud y de apertura, además de vincular los espacios interiores con el exterior. La nueva organización abre todas las estancias al jardín, que cuenta con un estupendo porche donde vivir al aire libre las cuatro estanciones del año.

Lo primero que llama la atención de este escenario de ensueño es el mural que decora una de las paredes. Es una obra pintada a mano por la artista brasileña Johina García-Concheso quien, con sus colores, formas y trazos, logró dar carácter y personalidad a este espacio. Siguiendo con el interés por dar prioridad a los espacios abiertos, la cocina dejó de ser un estancia con zonas anexas, para convertirse en el lugar de la reunión familiar y con amigos, para compartir mucho más que un almuerzo o una cena, pues integra un amplia y desahogada zona de comedor que invita a compartir largas sobremesas.

DOBLE ALTURA
La vivienda se distribuye en dos pisos. En la planta baja, la entrada conduce a un salón con chimenea y puertas acristaladas. Desde aquí se accede a un comedor independiente y a la cocina con office. También se ubicaron un despacho y una zona de estudio para los niños en los diferentes dormitorios con sus baños y un aseo, e incluso se creó un rincón de lectura y un cuarto de juegos.

LAVADO DE CARA
Las obras de reforma se aprovecharon para rejuvenecer la vivienda con colores suaves, papeles pintados y revestimientos artesanales. Los frentes pintados en un tono verde seco se alternaron con papeles estampados en la cocina, las habitaciones y los baños, donde las zonas en contacto con el agua se protegieron con revestimientos cerámicos. El cambio de imagen también afectó a los suelos. En el salón, se conservó la madera de pino melis original, si bien se lijó y barnizó para potenciar su aspecto natural. En el resto de la casa se sustituyó por tarima de roble y baldosas hidráulicas. Losetas de barro en espiga desterraron a las antiguas baldosas oscuras del porche.

PASADO Y PRESENTE
El estilo clásico de los revestimientos encaja a la perfección con el interiorismo, protagonizado por piezas recuperadas. Los ambientes, decorados con una profunda sensibilidad estética, combinan muebles heradados con otros de nueva adquisión, además de soluciones de obra diseñadas por Clara de Castro. Para caldear los espacios y desplegar un equilibrio armónico y sereno, como hilo conductor se recurrió una gama cromática en tonos verdes y rosas que transmite tranquilidad y frescura.

¿Quieres ver tu casa en nuestra web? Envíanos fotos a: comunidad@casadiez.es


Comentarios

Publicidad