Buscador
Buscador

Casas actuales

Una casa repleta de luz y armonía

Ésas eran las dos consignas básicas que se dieron en la transformación de esta casa unifamiliar. ¿La clave? La eliminación de tabiques y una decoración muy actual.

17/11/2017 Realización: Cristina Rodríguez. Fotos: Pablo Sarabia Texto: Ana M. Jimenez. Plano: Hearst Infografía.

Hace seis años, los propietarios de este chalet, ubicado a las afueras de Madrid, decidieron instalarse en él con toda su prole (dos niños y dos niñas). A pesar de ser de obra nueva, hicieron ciertas modificaciones para adaptarlo a sus necesidades familiares. La encargada de llevar a cabo el proyecto fue la decoradora Berta Cayuso, del estudio Bbb. Uno de los principales objetivos era tener la máxima luminosidad posible. Por eso, se eliminaron todos los tabiques y separaciones, incluso las puertas, de forma que la casa resultara diáfana.

En el salón-comedor, las ventanas se sustituyeron por amplios ventanales de suelo a techo, que proporcionan vistas al jardín. Además, se pavimentó con un gres porcelánico de color beis. Éste se complementa a la perfección con la moderna decoración, donde el blanco es el gran protagonista.

Cocina nueva
Precisamente este mismo suelo de gres fue el elegido para la cocina, combinado con losetas blancas en la pared y un frente de pizarra en el área de cocción. Aquí los muebles originales se reemplazaron por otros de diseño actual, con armarios altos horizontales y una práctica distribución en "L".

Cuartos compartidos
A la hora de organizar los espacios para dormir, se optó por que los peques de la casa compartiesen habitación. Así, las dos niñas ocupan un cuarto decorado en blanco y rosa, en el que las camas están situadas en ángulo recto, adosadas a la pared. El dormitorio de los dos niños tiene una distribución similar, pero el gran protagonista de la decoración es el azul intenso. El cuarto principal, reservado para los papás, se amplió con la incorporación de la terraza. Los propietarios decidieron prescindir de ella porque, al disponer de jardín en la planta baja, no la consideraron necesaria. Además, su forma de "L" y sus grandes dimensiones permitieron crear una zona de vestidor y añadir otra parte al cuarto de las niñas.

Aseos renovados
Los baños de los dormitorios también fueron reformados. En el principal, que tenía separada la zona del inodoro de la de aguas, se eliminaron los pequeños tabiques y se construyó una ducha doble, aislada por una mampara de cristal. Para conseguir mayor sensación de ligereza, los lavabos se encastraron en una encimera volada, con la parte inferior libre.

Publicidad

Ver más articulos