Electrodomésticos

Cómo guardar los alimentos

El frigorífico es un electrodoméstico indispensable en la casa. Cuídalo bien para que sea eficiente y goce de una larga vida.

04/10/2017 Foto: Getty

LEJOS DEL CALOR

No coloques tu frigorífico cerca de la placa de cocción, al horno de la cocina o en una terraza que reciba mucho sol. Sepáralo un poco de la pared del fondo con el fin de que el motor y los tubos estén bien ventilados. Además, mantenlo lleno (también el congelador) pero ordenado. Así harás un uso más sostenible.

LIMPIEZA MENSUAL

Es suficiente para un buen mantenimiento limpiarlo una vez al mes, y en profundidad al menos una vez al trimestre. Apaga el aparato pero no interrumpas la cadena del frío de los alimentos. Mientras, puedes usar una nevera portátil para agilizar el descongelado (no será necesario en un modelo "no frost") y no rasques el hielo con objetos punzantes, porque puedes dañarlo; es preferible que esperes el tiempo necesario.

PUERTA CERRADA

Si organizas bien el interior por clases de alimentos y por fechas de consumo (delante lo que deba consumirse antes y detrás lo que pueda esperar), verás al primer vistazo aquello que buscas y no será preciso abrir la nevera y cerrarla continuamente. Recuerda que cada vez que lo haces, estás malgastando más energía de la que piensas. Y ojo: no olvides revisar bien las gomas de la puerta: procura que estén en buenas condiciones para que el sellado sea hermético. 

GUÁRDALOS

Emplea limpiadores específicos, e incluso algo tan sencillo como agua templada con vinagre o bicarbonato sódico. Saca todas las partes extraíbles y lávalas aparte. Para el congelador, coloca un cazo con agua caliente dentro, para agilizar el descongelado (no será necesario en un modelo "no frost") y no rasques el hielo con objetos punzantes, porque puedes dañarlo; es preferible que esperes el tiempo necesario.

CÓMO GUARDAR LOS ALIMENTOS:
- Deja que se enfríen. Calientes, no los metas en el frigo: aumentarán la temperatura interior y el riesgo de proliferación de bacterias.
- En envases cerrados. Quedan protegidos, sin olores ni riesgo de contaminación cruzada. Pon la fecha de envasado (tanto si son frescos como si vas a congelarlos), número deraciones y procura que no toquenlas paredes del aparato, para un reparto más homogéneo del frío.
- Colócalos por tipos. Carnes y pescados en la zona más fría (2º C); lácteos, embutidos, alimentos ya cocinados y aquellos que hayas abierto, en la central (4-5º C); frutas y verduras, resguardados en los cajones.


Comentarios

Publicidad